Ir al contenido

redes - 4. página

Crece el cibercrimen en las redes sociales

El auge de las redes sociales tanto para el entretenimiento como para el uso laboral, convierte a estas herramientas en una de las principales actividades online.

Al aumentar la cantidad de usuarios y el tiempo que le dedican a estas plataformas, los cibercriminales buscan encontrar nuevas formas para atacarlas. Uno de los más recientes es el koobface, un tipo de pharming a través del cual se redirecciona un nombre de dominio a otro sitio que en realidad es falso, y desde donde se puede descargar algún archivo maligno a las computadoras. En estos casos, el usuario ni se da cuenta que está en una página falsa.

La forma más habitual de caer en este engaño es a través de las cientos de aplicaciones nuevas para descargar. Los usuarios de las redes sociales están acostumbrados a que aparezcan continuamente en sus muros este tipo de mensajes. En estos casos, hay que tomar conciencia y ser precavidos, por lo que hay que tener cuidado y no confiar en todo lo que nos aparezca allí.

Si bien aún es un poco complicado identificar este tipo de amenazas, la idea no es dejar de utilizar las redes por supuesto, pero sí tener herramientas de seguridad y comenzar a educarnos en estos temas como para minimizar al máximo los riesgos.

Fuente: Rompecadenas

También podría interesarte...

Pensando en voz alta

Pensando una vez más en el sentido que tienen cuando tienen sentido:

En las redes sociales, cada uno tributario a la horizontalidad necesaria y al compromiso ineludible, hace lo mejor que sabe en función de la idea común.

Es al revés del juego: el que se escondió se embroma.

También podría interesarte...

Materializando lo inmaterial

Transformar en material lo inmaterial. Maravilloso modo de mostrar en que medida estamos atravesados por infinidad de ondas de todo tipo. En este caso, detectando las redes WiFi que atraviesan una ciudad en Noruega.

En un modo casi romántico, sus autores lo denominan “Luz pintando WiFi”, y el método utilizado por estos estudiantes noruegos es por demás original: uno de los miembros del equipo recorre la ciudad con una larga vara con LED’s, capaz de detectar las señales Wi-Fi y marcar su potencia. Los demás miembros van tomando fotos de larga exposición. Así de simple. Así de complejo.

En el video a contunuación, los llamativos e impactantes resultados de tal experiencia:

Immaterials: Light painting WiFi from Timo on Vimeo.

Fuente: Microsiervos

También podría interesarte...

Breves: Momias con prótesis, amarillo Van Gogh, y más

  • Los antiguos egipcios también utilizaban prótesis. Dos dedos de pie artificiales, uno de ellos encontrado en los restos de una momia egipcia, podrían ser las primeras prótesis funcionales del cuerpo humano descubiertas. Ambas mostraban un diseño y un desgaste tal que hace pensar a los especialistas que estas protésis fueron utilizadas en la vida real. Lo que siempre decimos: que no tuvieran la tecnología del chip no los hacía ignorantes…
  • Chevron tendrá que pagar más de US$9.000 millones por daños ambientales en Ecuador. La justicia ecuatoriana condenó este lunes a Chevron a pagar una millonaria multa por daños ambientales en la Amazonía ecuatoriana ocurridos durante 13 años de explotación realizada por Texaco, empresa que la multinacional petrolera estadounidense compró en 2001. Chevron apelará esta decisión en el Ecuador y espera “que prevalezca la justicia”. No entremos en pánico: ya sabemos el concepto de justicia que tiene esta gente…
  • Las redes sociales nos convierten en mejores personas. En un experimento, el neuroeconomista Paul J. Zak señala que el uso de redes sociales aumenta nuestro bienestar, haciéndonos más confiables y generosos. La responsable sería la oxitocina, una hormona crucial en la empatía y el apego entre los seres humanos y que explica, entre otras cosas, el fuerte lazo entre una madre y sus hijos. Lo que Mr. Zak desconoce es el modo en que algunos de nuestros políticos sociabilizan su inestabilidad emocional en las redes sociales.
  • Muchos consumidores creen que 24 meses duran más que 2 años. Según un estudio que publica el último número de la revista Journal of Consumer Research, los consumidores tienen una visión distorsionada cuando comparan información en la que están implicados números porque no tienen en cuenta las unidades en que se expresan. Así, en sus experimentos, los investigadores comprobaron que la mayoría de los consumidores percibe que la diferencia entre una garantía de 84 o de 108 meses para un electrodoméstico es mucho mayor que la diferencia entre 7 años y 9 años, a pesar de ser idéntica. Después decimos que los egipcios eran brutos…

También podría interesarte...

Una compañía con cero correo electrónico

Thierry Breton, CEO y Chairman de Atos Origin, un gigante de las TI, anunció su objetivo de eliminar la comunicación vía email entre los empleados de la compañía. En su lugar, serán utilizadas aplicaciones mejoradas de comunicación, así como nuevas herramientas colaborativas y de redes sociales. Se espera que soluciones proporcionen medios más personales, inmediatos y más rentables para gestionar y compartir la información sobre la que se apoyan las nuevas formas de trabajo en los tiempos que corren. Esto es, sobre un modelo colaborativo.

Según el ejecutivo, “estamos generando datos en una escala masiva que está contaminando de forma rápida nuestros entornos de trabajo, y también invadiendo nuestra vida privada.”

Esta sobrecarga informativa, que propició la decisión de la compañía, muestra algunos datos para el asombro y explica el por qué del interés de la compañía en avanzar sobre estos cambios. A modo de ejemplo, se afirma qué los usuarios corporativos reciben 200 emails al día, de los cuales el 18% es spam, y que los directivos de nivel medio emplean más del 25% de su tiempo buscando información.

Teniendo en cuenta algunas estadísticas que muestran que las redes sociales online son ya más utilizadas que el e-mail o los buscadores, se entiende que las compañías comiencen a observar el fenómeno de la sobrecarga de información para practicar esta especie de “ecología digital”.

Fuente: DiarioTi

También podría interesarte...

Please take a moment and think again

Twitter is over capacity. Too many tweets! Please wait a moment and try again.
Hoy, 8:10PM

Por favor, tomemos un momento para pensarlo de nuevo. Cada día hay más servicios; las personas se vuelcan masivamente, cuales moscas al desperdicio, hacia cada nuevo servicio que se desarrolla en la web.

“MySpace fue – nos vamos a Facebook” parece ser la consigna haciendo enroque de marca. ¿Redes en Ning? Ya no, me fuí a LinkenId. ¿Cómo? ¿Todavía no estás? Apurate porque la vamos a quemar rápido. Si entrás dentro de dos meses no queda ni el loro. O queda el loro hablando solo, porque el dueño se rajó.

Mientras tanto, más y más datos estarán en manos de caras extrañas, y nosotros acumulando nombres de usuarios y contraseñas del más variado pelaje porque claro, algo en nuestro Fuero Íntimo nos dice que no usemos los mismos en todos. ¡Grande, Fuero!

Fulano me escribe por FB; Mengano, por MySpace porque se encariño -con MS, no conmigo. Zutano me informa de su cumpleaños tildando un campo en… no sé donde, y mi Cuchurrumina me avisa que me quiere vía Twitter.

Convengamos: es una ensalada infernal. La Biblia junto al calefón. Cada uno tendrá su encanto y su finalidad, pero ninguno sirve para todo, lo cual me lleva a pensar que en realidad no sirven para nada.

Google sigue sacando servicios nuevos. Ahora parece que junta todo, y está bueno eso. Pero solo para usuarios de Google. Así que si tenés otra cosa, más te vale que te pases de bando o alguien quedará en el camino llamandote entre el ruido y vos ni enterado.

A propósito: todos quieren todo. Nadie se conforma con menos que eso. Google quiere todo y Microsoft quiere todo. Facebook quiere todo y MySpace quiere todo. Se parece demasiado a una guerra fría pos-caida-del-muro-de-Berlín: dos bandos principales que se pelean porque el otro no le toque la cola, y para eso necesitan primeramente información. Y claro, también que la gente se cambie de bando a través del adoctrinamiento. Miles de revistas, blogs, comentarios, foros y expertos, muchos de buena fe pero útiles a un estado de cosas que quiere convencernos de que lo otro ya fue; ahora la posta es… vaya uno a saber.

Finalmente, las relaciones humanas son otra cosa, creo. Es decirle a alguien en la cara que no me interesa establecer o continuar una relación en vez de bloquearlo en el MSN. Es compartir tiempo de calidad más allá de un incio y cierre de sesión. Es un café compartido en una charla de más de 140 caracteres.

En todo caso, si el tiempo o la distancia no nos permiten esto, podríamos tomarnos un momento para pensar de nuevo como nos estamos relacionando con el otro, más allá del servicio 2.0 de moda que vayamos a usar.

También podría interesarte...

Facebook, o el lado más idiota de las redes sociales

Para los que toman lo que es nuestro
con el guante de disimular
para el que maneja los piolines
de la marioneta universal.
Pedro y Pablo, “Marcha de la bonca”

Esta semana, como si no pasara nada en el mundo, Facebook acaparó gran parte de la cuota de atención de las masas y sus amasadores por las webadas de turno.

Comenzó con el cambio en las condiciones de uso: Facebook se quedaría con toda la info de sus usuarios, aun cuando estos se hubieran dado de baja. La comunidad 2.0 toda, y la prensa que la parió, puso el grito en el cielo y Mark Zuckerberg, el ¿dueño? de estas decisiones dió marcha atrás con la orwelliana idea. Cosas de “la Web 2.$”, como dió en llamarla Diego Levis para la ocasión.

Pregunta-bronca número uno: ¿Este incidente hará que dejen de guardar nuestra data, o dejen de hacer con ella lo que deseen?

Hoy escuché a la periodista y conductora Ernestina Pais en su programa de radio, relatar cómo alguien que se hace pasar por ella en Facebook hace contacto con sus amistades, e intercambia fotos y saludos con sus amigos. Adrián Suar comentó lo mismo días atrás en TV. Esto implica un grado de inseguridad, de manoseo, de real peligro, asombrosos. La usurpación y el robo de identidad es un hecho de una gravedad tal, que no debería pasar por una anécdota graciosa sin solución.

Desde hace un tiempo, desde nuestra campaña “Reinventando el olvido en internet” venimos diciendo que hay que tomar cartas en el asunto activamente, y no dejar información sensible en los sitios que la soliciten. Además se hace imprescindible que reclamemos los mecanismos tecnológicos, políticos y legales que garanticen la seguridad de nuestra información, de nuestra identidad, en el uso de las nuevas tecnologías.

Pregunta-bronca número dos: ¿Que clase de pensamiento mágico nos mantiene embelesados con espejitos virtuales mientras ellos se llevan el oro de nuestra información?

Lo cierto es que mientras algunas empresas de Internet vigilan, controlan, abusan…. nosotros seguimos como si nada ofreciéndoles gratuitamente contenidos que son los generadores de valor… no sólo simbólico. ¿Vale la pena regalarle a Facebook y similares, textos y videos, nuestros gustos y preferencias, el relato de nuestras vacaciones, el color de nuestros zapatos o nuestras dudas existenciales? ¿No es hora de pensar lo que hacemos en la Web, cómo lo hacemos y para qué lo hacemos?
Diego Levis, “Facebook: El negocio es el control”

Facebook necesita reinventar el olvido.

Si Facebook fuera un país, sería el séptimo en cantidad de habitantes. 173 millones de usuarios publican fotos, datos, historias, anécdotas, intimidades, alegrías. Para compartir con sus amigos, claro. Chicos y grandes.

Pero no todo el mundo tiene buenas intenciones. Digo, por si alguien aun no cayó en la cuenta. Y, por supuesto, algo similar ocurre en MySpace y en demás redes.

Hay gente que también maneja los piolines digitales de esa gran marioneta virtual y universal llamada Internet. Una marioneta hecha de lo más valioso que tenemos: nuestra identidad, no sólo individual sino también social. ¿Habías pensado en esto?

Bronca sin fusiles y sin bombas
Bronca con los dos dedos en V
Bronca que también es esperanza
Marcha de la bronca y de la fe

Lectura recomendada:
Ley de confidencialidad sobre información y productos que estén legítimamente bajo control de una persona y se divulgue indebidamente de manera contraria a los usos comerciales honestos. (Ley Nº 24.766)
Texto de la ley de reforma del Código Penal en materia de delitos
informáticos. (Ley N° 26.388)

Redes Sociales y seguridad: el rol de los mayores.

También podría interesarte...

- Ir arriba -