Ir al contenido

seguridad - 24. página

Adultos descuidados

images

De alguna manera, intuitivamente y sólo por observar actitudes y revisar información dispersa en la red, estaba casi convencido de que esto era así, de que era la tendencia.

Ahora hay números. Y de Oxford.

De acuerdo con una publicación del viernes último en Segu-Info, los jóvenes cuidan su privacidad en las redes sociales más que los adultos.

A diferencia de lo que la mayoría piensa, incluido Mark Zuckerberg -el fundador de Facebook dijo en 2010 que los jóvenes enterraron su privacidad en las redes sociales-, un estudio de la Universidad de Oxford desmitifica: son los mayores los que menos protegen su intimidad en la red.

Estos resultados vienen a contramano de la creencia que afirma que a diferencia de los jóvenes, los adultos conservan la virtud de haber peleado siempre para mantener su privacidad a salvo. Sin embargo, los investigadores del Instituto de Internet de Oxford no han encontrado datos que respalden esa idea. La gran mayoría de los estudios previos, afirman, no contaban con una muestra representativa de usuarios o se habían hecho con poblaciones universitarias.

Por esta razón quisieron comprobar cuánto hay de cierto en esta paradoja de la privacidad, y realizaron su propio trabajo respetando las exigencias de la estadística. Entrevistaron en una muestra representativa de la población británica a 2.000 personas, para preguntarles si revisaban o cambiaban la configuración de privacidad de su cuenta en alguna de las 10 redes sociales más populares en el Reino Unido y con cuanta frecuencia lo hacían.

El estudio permitió determinar que el factor que mejor predecía la preocupación por la privacidad era la edad. La mediana de los que reconocían que nunca habían comprobado su configuración es de 43 años, muy elevada. Por el contrario, la mediana de los que sí lo hacían baja hasta los 26 años. En el extremo están los más jóvenes: casi el 95% de los chicos de entre 14 y 17 años revisan lo que comparten de su vida social y con quién. De hecho, un alto porcentaje repasa su configuración a diario, algo que, con la edad, se convierte en menos frecuente.

Basta darse una vuelta por algunos perfiles en Facebook para ver que esto es realmente así. Y según parece, no hay advertencia sirva.

Fuente:
Segu-Info News
– El paper, para bajar desde aquí.

También te puede interesar:

Hablamos sobre la ley del ‘derecho al olvido’ en Radio Nacional

A propósito del respaldo por parte del Tribunal de Justicia de la Unión Europea al llamado “derecho al olvido”, con el que el órgano comunitario dictaminó que los motores de búsqueda deben retirar los enlaces publicados en el pasado si se comprueba que ellos perjudican a un ciudadano, fui invitado por la producción del programa Otra Vuelta para hablar sobre el tema.

El programa, conducido por los periodistas Lalo Puccio y Gabriela Sapienza, se emite de lunes a viernes de 18 a 20 hs. por Radio Nacional Rosario.

También te puede interesar:

Poco va a cambiar con la ley del ‘derecho al olvido’ europea

google11

Quién afirma esto es el Dr. Viktor Mayer-Schönberger, profesor del Internet Institute de la Universidad de Oxford, especialista en asuntos relativos a la privacidad en internet y autor de “Delete: The Virtue of Forgetting in the Digital Age”, entre otros trabajos que han servido como disparador y fundamento de nuestra campaña “Reinventando el olvido en internet”.

El especialista se refirió al tema en un artículo de su autoría publicado ayer en el periódico The Guardian, a propósito del respaldo por parte del Tribunal de Justicia de la Unión Europea al llamado “derecho al olvido”. El órgano comunitario dictaminó que los motores de búsqueda como Google deben retirar los enlaces publicados en el pasado si se comprueba que ellos perjudican a un ciudadano y ya no son ya pertinentes.

El caso que originó el dictamen fue presentado por un ciudadano español, Mario Costeja González, quien recurrió al Tribunal luego de fracasar en las instancias inferiores con su reclamo: el buscador seguía indexando un viejo anuncio sobre una subasta de bienes que le fueron embargados por una deuda con la Seguridad Social, varios años después de resuelta la cuestión.

La Corte con sede en Luxemburgo estableció en un comunicado que, “si a raíz de la solicitud de la persona afectada se comprueba que la inclusión de esos enlaces en la lista es incompatible actualmente con la directiva (de protección de datos personales), la información y los enlaces que figuran en la lista deben eliminarse”.

Al respecto, el Dr. Mayer-Schönberger asegura que es poco lo que va a cambiar con esta ley, y que no representa un ‘derecho al olvido’ así como tampoco el fin de Google. “Millones de solicitudes de eliminación por violaciones de derechos de autor son presentadas, por lo que unos pocos individuos insistentes no harán diferencia”, afirma.

El especialista atribuye sus reservas al hecho de que las personas no pueden simplemente solicitar que los enlaces sean borrados y esperar que Google cumpla con ello. El Tribunal exige en cada caso un equilibrio entre todos los derechos implicados en la solicitud, incluido el derecho del público a tener acceso a la información. Esto limitaría la aplicación de la norma a un pequeño número de casos, aquellos en los que la información que se desea borrar sea tanto irrefutable como irrelevante. Y en los que además los afectados estén dispuestos a la demanda de costos y tiempo que requiere tal acción.

Y afirma: “Esto puede ser reconfortante para la industria de Internet, pero lamentablemente no resuelve el desafío integral acerca del recuerdo digital que enfrentamos. A lo largo de la historia humana el olvido ha sido fácil para los seres humanos, y difícil recordar. Eso nos ayudó a aceptar que las personas evolucionan y cambian, y que la persona que éramos hace muchos años no es la misma persona que somos hoy. Con la memoria digital, el acceso global y la fácil recuperación de información a través de motores de búsqueda como Google, esencialmente hemos desecho el olvido. El pasado ha empezado a seguirnos, y todas nuestras acciones están siendo recordadas. Pero no se trata sólo de que nos encontremos en la camisa de fuerza del pasado, de la que no podemos deshacernos. Cuando alguien googlea obtiene un mosaico de información que se extiende a décadas de nuestra existencia, una imagen creada que es a la vez incompleta y sin tiempo”.

El Dr. Mayer-Schönberger cierra su artículo con una sentencia que invita a la reflexión: “Como los psicólogos nos recuerdan, el olvido también está íntimamente ligado al perdón. Si ya no podemos olvidar, podemos convertirnos en una sociedad que no perdona”.

Fuentes:
Periódico The Guardian (RU)
BBC Mundo
– Imagen: deminuto.com

También te puede interesar:

Acoso, redes y chicos en internet

IMG_20140502_190623

Ayer por la tarde participé como invitado en el programa “Otra vuelta”, que se emite por Radio Nacional Rosario, para hablar sobre ciberacoso, redes virtuales y chicos en internet.

Gracias a Lilian Alba por la invitación. Estuve muy cómodo y la charla fue muy agradable.

¡Gracias a todos!

También te puede interesar:

La polilla es un bicho

Se conoce como bug -“bicho”- a aquel error o falla en un sistema informático que desencadena un resultado indeseado. Justamente por esto, los programas que ayudan a la detección y eliminación de errores de programación de software, los denominados “depuradores” en español, conservan la referencia en inglés: debuggers.

El primer “bug” del que se tiene conocimiento ocurrió en 1947. Grace Murray Hopper trabajaba como programadora en el laboratorio de cálculo de la Universidad de Harvard y cuando trataba de averiguar la causa de un fallo descubrió que era debido a una polilla que se había colado por entre los contactos de unos de los relés del equipo. Hopper tomó nota del incidente en su cuaderno: “Primer caso real de bicho -bug, en inglés- que se ha hallado”.

H96566k
La hoja de anotaciones -con la polilla- está expuesta en el museo Naval Surface Warfare Center Computer de Dahlgren, en Virginia, EE.UU.

Entre las numerosas incidencias notables causadas por este tipo de error se incluyen la destrucción de la sonda espacial Mariner 11 en 1962 y del Ariane 5 en 1996, entre muchos otros.

Fuentes:
Wikipedia
Errores históricos

También te puede interesar:

- Ir arriba -