Ir al contenido

El año en que todos morimos un poco

Con manos sucias de tiza siembras semillas de letras.
Y crecen abecedarios pacientemente maestra.
Tu oficio, que lindo oficio, magia del pueblo en las aulas.
Milagro de alfarería sonrisa de la mañana. (Félix Luna)

Pasan políticos sensibles como una roca contando gente(votos);
Pasan gremialistas juntando favores en un bolsillo y desprecio en el otro;
Pasan periodistas atareados con la novedad como están;
Pasan padres, tutores y encargados depositarios en la gran guardería universal
Pero los docentes quedan.

Quedan en el olvido, el sueño, la escasez y la incomprensión.
Quedan junto a todos los males de este mundo porque, como todos sabemos, ellos siempre son los culpables.
Quedan junto al docente muerto.

Hace un año que todos morimos un poco.
Los docentes lo sabemos.
Y unos pocos más.

Las manos sucias de tiza
Tizas que no se manchan de sangre.

También podría interesarte...

Imprimir esta entrada Imprimir esta entrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 

- Ir arriba -