Ir al contenido

creatividad

TICs y creatividad

En este fragmento de nuestra reciente participación en el programa de TV Plan a, hablamos sobre la necesidad de un uso creativo de las TIC en la educación. Es breve pero creo que puede servir de disparador para pensar y debatir sobre el tema.

Hay algunas aristas de esto que comienzan a delinearse claramente, que suelen surgir en algunas charlas con docentes y directivos, y también sobresalen en el abordaje que algunos especialistas hacen de esta cuestión.

  • Los chicos se están dando cuenta de que en muchos casos cambia el soporte, pero es más de lo mismo. Algunos analistas del fenómeno lo llaman ciberaburrimiento.
  • En algunas escuelas, docentes y directivos no informatizados reclaman un abordaje por parte de los especialistas, menos técnico y orientado a propuestas que produzcan aprendizajes significativos.

También aparece como una constante, el trabajo aislado de algunos docentes en proyectos propios sin una integración concreta al proyecto institucional, simplemente porque a la escuela no le interesa la cuestión y la relega a un plano de escaso relieve, o la aborda únicamente por obligación a una comunidad que lo exige. Aparecen entonces como esfuerzos desperdigados, con poco apoyo institucional y escasos recursos, o recursos propios del docente.

También te puede interesar:

Meritocracia vs. creatividad

El sumplemento de economía iEco publica una entrevista a Gary Hamel, consultor de management y autor del libro El futuro de la administración. Hamel dice lo siguiente sobre los cambios que promueven las nuevas tecnologías, en particular la web, en el mundo de las ideas y el trabajo:

Uno de los principios fundamentales de la Web es que lo que importa son las ideas de uno, no su posición ni su credencial. Cuando alguien escribe en un blog o sube un video a YouTube nadie pregunta a qué escuela fue, cuál es su titulación o en qué trabaja. Lo que preguntan es, ‘¿Tiene esta persona algo interesante para decir?’

El que creció con esos valores de la Web no va a buscar trabajo en empresas donde lo descalifiquen por ser joven o donde los ejecutivos tengan más credibilidad solo por su título. Todos los managers saben que Internet cambió su logística, su atención al cliente y su soporte técnico. La mayoría también sabe que cambia su modelo de negocio, como ocurre con la banca, los medios o las telecomunicaciones. Pero muy pocos quieren admitir que además está cambiando la forma en que se toman las decisiones y se colabora, el lugar del poder y el de la información.

Es indudable que debemos repensar también nuestra concepción de creatividad, trabajo y formas de enseñar y de aprender en nuestra actividad docente. Cambio, adaptación y crecimiento no son malas palabras. Por el futuro de nuestros chicos, más nos vale reconocerlo.

También te puede interesar:

Sobre decálogos y otras recetas

Apresúrate; no te fíes de las horas venideras. El que hoy no está dispuesto, menos lo estará mañana.
Ovidio, poeta romano, 43 aC – 17 dC

Descreo de las recetas en general, y en la educación en particular. Sí creo en una formación sólida que permita ejercer creativamente la libertad de pensamiento y de acción. En todo caso, la evaluación previa de las propuestas y de los resultados posteriores decidirá si la idea, proyecto o iniciativa es viable, pero no puede haber recetas.

Escribo esto pensando en que suelen publicarse, en algunos blogs que tratan la cuestión de la incorporación de las TIC en la educación, decálogos y recetas varias sobre cómo deben conducirse los docentes de TIC y cómo debieran ser sus clases. Algunas de esas recetas surgen de las buenas intenciones y otras tienen un aire de haber hallado la solución de todos los males de la educación, si eso fuera posible. Pero, ¿sirven?

Generalmente se argumenta en estos decálogos sobre cómo debe ser la enseñanza de la materia y cuál la teoría del aprendizaje a la que adherir, como si eso pudiera inculcarse. Si la enseñanza de la Tecnología en particular siempre tuvo una tendencia conductista, típica de las áreas fuertemente instrumentales, esto no se cambia con recetas sino con capacitación. Suponiendo que aquellas teorías no sirvan, por supuesto.

Creo entender el origen de estas ideas: históricamente los docentes de computación fueron informáticos y técnicos sin formación docente, y más recientemente, profesionales de otras áreas reconvertidos, en un abanico que abarca desde docentes de actividades prácticas hasta contadores públicos con mucha o poca formación pero con un déficit en cuanto a competencias. De este modo, las materías tecnológicas se redujeron a una especie de paréntesis de las ciencias que realmente importan, 80 minutos de distracción fabricando veladores o jugando con la tortuguita y un recreo para las maestras en su ardua tarea diaria. Y es difícil volver de eso.

Pero hoy que la realidad se impuso, tanto la sociedad como los chicos mismos reclaman -las más de las veces en silencio- otras competencias. Y se necesitan docentes formados para proveerlas -en el sentido de aprovisionarlos, de darles lo necesario para el resto del camino.

Por eso no parece tiempo de recetas sino de ideas, de un trabajo solidario, transversal y creativo entre profesionales. Creo que esta es la idea central que nos lleva en este blog a abrevar tan seguido en las ideas de Castells, Pozo, García Canclini, Sarlo, Levis y tantos otros que mirando a las tecnologías como un hecho social -que lo es-, analizan, critican, evalúan, aportan, despiertan. Pero nunca imponen.

Ahora bien, uno puede debatir, compartir, aceptar o rechazar ideas de o con otros, pero las conclusiones siempre deben ser propias, personales. El que hoy no está dispuesto, menos lo estará mañana.

También te puede interesar:

- Ir arriba -